El PSdeG confirma al alcalde de As Pontes como candidato a la Diputación de A Coruña

El PSdeG encara la recta final de las negociaciones para el reparto de sillones en la Diputación de A Coruña con la máxima de no entregar la Presidencia al Bloque y con un candidato para hacerse con el bastón de mando: el alcalde de As Pontes, Valentín González Formoso. Ya antes de que arrancase la carrera en la provincia, el regidor de la comarca del Eume era el aspirante mejor posicionado tanto por los resultados logrados en las elecciones del 24-M, como por su buena sintonía con el líder del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro. El secretario de los socialistas en la provincia, Julio Sacristán, anunció ayer en declaraciones a la Cadena SER que su partido propondrá como candidato a la Presidencia de la institución coruñesa al alcalde de As Pontes. Y como portavoz del PSdeG en la Corporación provincial ejercerá el regidor de Dumbría, José Manuel Pequeño, quien nada más cerrarse el escrutinio de las municipales se postuló para presidir la Diputación.

Aunque el pleno de investidura estaba previsto para el próximo lunes, junto con la constitución de la Corporación provincial de Pontevedra, finalmente se retrasará hasta el jueves día 16 ya que mañana todavía se eligen a los diputados de los partidos judiciales de Ferrol y Noia. La ley obliga que entre cada proceso deben transcurrir cinco días.

Por el momento, la designación del alcalde de As Pontes como presidente de la Diputación de A Coruña no está asegurada, pues el BNG aspira a lograr la Presidencia a cambio de apoyar al PSOE en la de Pontevedra. Sin embargo, la secretaria de Organización del PSdeG, Pilar Cancela, advirtió ayer de que los socialistas “no van a ceder” a las presiones del Bloque y que por tanto no entregarán la Corporación coruñesa.

Cancela, en todo caso, dijo “no temer” que se repita la situación de Lugo, en el que, debido a que el alcalde de Becerreá no apoyó el candidato del PSdeG después de que el BNG lo vetase a él por estar imputado, el ente provincial acabó en manos de la popular Elena Candia.

Sacristán destacó ayer el acuerdo alcanzado el fin de semana entre socialistas y nacionalistas sobre el nuevo modelo de diputaciones, basado en la transparencia, y avanzó lo que pondrán sobre la mesa de negociaciones con los nacionalistas: la Presidencia en A Coruña para el PSdeG y la Vicepresidencia para el Bloque. Desde la formación frentista aseguran que todavía no ha hablado de personas ni de puestos en la futura Corporación provincial coruñesa.

Las negociaciones sobre el reparto de cargos comenzarán esta semana. En declaraciones a la Cadena SER, la responsable de Acción Municipal del BNG, Goretti Sanmartín, destacó ayer que se ha negociado un nuevo estilo de gobierno en el que todas las decisiones se tomarán por consenso así como un adelgazamiento progresivo de las diputaciones. Los nacionalistas convocaron para hoy una reunión con representantes de la Marea Atlántica, Compostela Aberta y Alternativa dos Veciños de Oleiros para hablar del acuerdo marco con el PSdeG y el futuro gobierno de la Corporación provincial.

El alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro, no recogió ayer el guante lanzado por el BNG, quien el fin de semana lanzó la pelota a su tejado para que fuera la Marea quien decidiera quién debe presidir la Diputación coruñesa: un candidato socialista o uno nacionalista. “Es a los grupos que gobiernan a los que les corresponde decidir quién es el candidato”, sentenció Ferreiro, al tiempo que avanzó que “estudiará” la propuesta de socialistas y nacionalistas para la futura Corporación provincial y verá “si se corresponde con los criterios que aprobó la Marea Atlántica” de tener unas “políticas diferentes” en la Diputación. Su formación, recordó, pretende que la institución provincial sea “transparente, democrática y trate con objetividad a los ayuntamientos”. Una vez más, Ferreiro reiteró el apoyo de su formación a “mayorías alternativas”.

[la opinión de A Coruña]