Biomasa Forestal da luz verde a nuevas reformas para ampliar su capacidad

La factoría se dotará de más medios y desplegará una inversión de 1,39 millones

La pontesa Biomasa Forestal ya tiene perfectamente definidas todas las actuaciones que llevará a cabo en el marco del proyecto que ha sido amparado con fondos para la reindustrialización de Ferrolterra, Eume y Ortegal del Ministerio de Industria y que le permitirá diversificar la producción, sumando astilla a su fabricación de pellets. En conjunto, la actuación suma 1,39 millones de euros, el 70 % de los cuales (más de 650.000 euros) proceden de los conocidos como fondos del Plan Ferrol, que este año únicamente dará cobertura económica a este proyecto.

Fuentes de la empresa, ubicada en el polígono de Penapurreira, en As Pontes, explicaron que se pondrá en marcha un secadero adicional de astilla para alimentar la caldera de la planta de cogeneración de calor y también se adquirirá una máquina de apilado en altura. Esta inversión posibilitará que se duplique la altura para el almacenamiento de madera.

Otra de las inversiones que acometerá Biomasa Forestal es la adquisición de una línea de tratamiento de troncos excesivos. Las plantas de pellets no suelen contar con este tipo de cortadoras y lo que suelen hacer es almacenar los troncos de mayor tamaño y llevar a sus instalaciones máquinas cortadoras, proceso que se evitará una vez que haya culminado la materialización del nuevo proyecto.

Al mismo tiempo, se dotará de un nuevo silo de almacenamiento multipropósito que permitirá procesar y almacenar tanto pellets como astillas y de un triturador electrónico de corteza con el que optimizarán otros procesos del secadero.

Cambio de cubiertas

Adicionalmente, Biomasa Forestal acometerá otra actuación, que no contará con crédito del programa Reindus, sino que la afrontará con fondos propios. Se trata de la renovación de las cubiertas de la factoría, obra que aprovechará a realizar con el resto de las programadas.

Una vez que todas las actuaciones estén culminadas, la capacidad de la factoría pontesa se incrementará, hasta llegar a poder contar con un máximo de 75.000 toneladas.

Biomasa Forestal continúa con su vocación claramente exportadora, destinando pellets tanto para grandes centrales térmicas como a redes de calor en barrios de grandes ciudades.

Los responsables de la empresa afirman que, después de unos años de expansión y crecimiento, los dos últimos ejercicios fueron muy malos para el sector, ya que ha tenido que enfrentarse a un exceso de oferta y, consecuentemente, a una bajada de los precios.

Por ello, el reto al que tuvo que hacer frente fue el mantenimiento de la estructura de la fábrica y del grueso de la plantilla.

En el ámbito del comercio electrónico, la empresa ha firmado convenios con grandes cadenas de distribución para la venta de la producción, y también ha creado marca propia para alguna cadena de ferreterías.

lavozdegalicia.es