El alcalde pontés demanda una transición energética «xusta»

 

Que se pongan en marcha políticas de transición ecológica «graduais e xustas». Esa es la exigencia que el alcalde de As Pontes, Valentín González Formoso, trasladó al Gobierno central, por medio de su delegado en Galicia, Javier Losada, tras la reciente reunión de los regidores de las provincias de A Coruña y de Lugo para analizar las consecuencias de la disminución de la actividad de la central térmica pontesa.La semana pasada Formoso recibió el apoyo de numerosos regidores de las comarcas de Ferrolterra, Eume, Ortegal, Terra Chá y A Mariña, que se desplazaron a la villa minera para estudiar el problema que, como apunta, «ten importantes consecuencias laborais e económicas, que exceden ao termo municipal das Pontes e repercuten seriamente na economía e no emprego dunha zona xeográfica con máis de 200.000 habitantes» Así, al margen de los 900 puestos de trabajo directos e indirectos que genera la planta, destaca el regidor pontés que la central térmica «supón, por exemplo, máis da metade do tráfico do porto de Ferrol». Por ello, durante las últimas semanas viene reclamando tanto al Ministerio de Transición Ecológica como a la Comisión Europea la puesta en marcha de acciones que permitan retomar la actividad productiva de la central de Endesa. En esta línea, González Formoso manifiesta su esperanza de que en breve haya un Gobierno plenamente operativo que permita activar la comisión de trabajo comprometida o la aplicación de medidas coma la retirada del céntimo verde al carbón.

 

Finalmente, el alcalde carga contra la actual política ambiental en materia de emisión de gases: «Permitir que se especule cos dereitos de CO2 pon en risco a numerosas empresas do sector industrial e pode ter consecuencias nefastas de cara ao futuro das nosas comarcas».

 

LA VOZ DE GALICIA