El Concello pontés aumentará la vigilancia en el acceso de perros a zonas prohibidas

La administración local exige que se cumpla la normativa y pide una mayor concienciación en la recogida de heces

El Concello de As Pontes aumentará la vigilancia para controlar el acceso de los perros a zonas prohibidas -el parque municipal, A Fraga y la playa del lago- y para poner freno “al incivismo” de los propietarios de los animales.

El Concello exige que se cumpla la normativa establecida “para a boa convivencia entre viandantes e animais de compañía” y recuerda que existen zonas vetadas. Además, piden a los dueños una mayor concienciación a la hora de proceder a la recogida de las heces de los canes e indican que están aumentando las quejas entre los vecinos.

Desde el Concello, critican el incremento de suciedad en las aceras y parques públicos debido a que los dueños no recogen las deposiciones de sus animales y advierten de que la Policía Local aumentará el control con el fin de que se cumpla la normativa, que obliga a llevar los animales con correa y a no dejar excrementos sin limpiar.

En la ordenanza municipal de residuos y limpieza viaria se considera esta última como una infracción leve, que puede implicar como tal una multa de hasta un tope de 750 euros.

La administración local, sin embargo, destaca que el objetivo no es amonestar a la gente, sino advertirla y buscar una mayor concienciación, aunque se interpondrán si los avisos son reiterados. Desde la Policía Local aseguran que hasta el momento nunca se interpuso una denuncia por esta causa en la localidad.

El Progreso