El museo del colegio Monte Caxado aglutina ya más de 4.000 piezas

En sus tres décadas de vida, el Museo Etnográfico del CPI Monte Caxado no ha dejado de crecer. Fue en el curso 84-85 cuando el profesor José María López Ferro, recién aterrizado del colegio Mosteiro de Caaveiro de A Capela, propuso ante el claustro la creación de dicho proyecto. «Alí xa había un e pareceume unha idea interesante. Planteeino e só me pediron que asumira esa responsabilidade, así que non o dubidei. Así o fixen durante máis de 30 anos», relata.

En la actualidad, las dependencias escolares aglutinan más de 4.000 piezas de diferentes épocas y variada procedencia. «Posiblemente a máis antiga sexa un machado. Ao recibila consultamos cun arqueólogo e confirmounos que é do Neolítico. O chamativo é que os seus donos a tiñan na casa como unha pedra de afiar». Gracias a donaciones como esa, el museo etnográfico ha cumplido años incorporando nuevas piezas que sumar a zonas como la de juegos, imagen y sonido, escuela u oficios. Este última con numerosos útiles vinculados al arte de los «zoqueiros, ferreiros, cesteiros ou carpinteiros, entre outros.»

Gracias a este museo, As Pontes ha conseguido conservar una muestra de su patrimonio. Tal y como señala López Ferro, «aquí había un proceso de industrialización moi forte, estábanse a perder moitas cousas. De feito, houbo pezas que tivemos que restaurar porque chegaron nun estado pésimo. De non haber este museo, o 90 % desas 4.000 pezas coas que contamos, estarían perdidas». De este modo, el proyecto ha conseguido cumplir una doble función: salvar el patrimonio local y acercar a los alumnos a unos útiles ya en desuso.

[Lavozdegalicia]

museo