El pueblo celta conquistó las calles del casco histórico de As Pontes

[lavozdegalicia.es] Los castros, el tratamiento de los metales y la orfebrería llegaron ayer a As Pontes de la mano de los celtas, que desembarcaron y se asentaron en el casco histórico de la villa con motivo de la segunda jornada de la I Cita coa Historia. La esencia de este evento, que tiene como objetivo revivir los momentos que dejaron su huella en la villa, inundó ayer las estrechas calles de la zona más antigua del municipio con las tradiciones del pueblo castreño.Desde las 11 de la mañana, acompañados de una tenue pero incesante lluvia que desaparecería posteriormente, las asociaciones de temática celta Lugdunum y Son de Lugh comenzaron a animar a los asistentes con diferentes pasacalles y talleres en los que se enseñaba como tratar el cuero, el barro o como hacer cestas.

Para ellos, la lluvia nunca fue un problema, estaba todo previsto. «Taranis é o deus do trono do mundo celta e nós tiñamos un pacto con el, esta divinidade é así, para dar a súa bendición deixa caer un pouco de auga. Pero en canto lle roguemos un pouco vai sair o sol», explicó David López, coordinador del grupo Taranis, uno de los organizadores de esta cita. Aunque el espíritu de la jornada de sábado tenía que ver con el mundo celta también era posible hacer, a través de los puestos, un viaje por las otras etapas que se rememoran. Dando un breve paseo es probable encontrarse con un escuadrón de soldados romanos patrullando la zona mientras los bárbaros, en sus campamentos, crean sus famosas medicinas y los habitantes del medievo preparan sus exhibiciones de cetrería.

El día finalizó con un concierto folk de la banda local Muxarega, que comenzó a las 22 horas en el antiguo cementerio.