Endesa recibe la luz verde para la fase más compleja de la reforma de la térmica pontesa

La eléctrica invertirá cien millones en la construcción de una planta desulfuradora para reducir emisiones

Luz verde para el comienzo de la gran fase de reforma de la central térmica de As Pontes para adaptarse a los requerimientos medioambientales que marca la Unión Europea. El Concello de As Pontes acaba de conceder a Endesa la licencia de obra necesaria para la construcción de la planta desulfuradora con la que contará el complejo, y que implicará una inversión de cien millones de euros y alrededor de tres años de trabajos. A diferencia de las dos grandes adaptaciones anteriores que afrontó la terminal, en esta ocasión implicará la ampliación física de las instalaciones, con la ejecución de una planta desnitrificadora, que ya está en marcha, y de la desulfuradora, entre otras actuaciones. Ambas contribuirán a reducir drásticamente las emisiones a la atmósfera, tal y como exige la Directiva de Emisiones Industriales, y también la nueva normativa Bref.

La térmica pontesa crecerá ocupando la parcela que hasta ahora servía de aparcamiento, actuación que también obligará a la compañía eléctrica a habilitar un nuevo acceso de entrada a As Pontes.

El alcalde, Valentín González Formoso, se mostró muy satisfecho ayer por la celeridad con la que han intervenido todas las administraciones implicadas para la concesión de esta licencia. Recordó que tuvieron que pronunciarse Augas de Galicia, ya que la ampliación de la térmica invadirá una zona de posibles inundaciones y también Infraestruturas, por el cambio de trazado de la carretera. «Felicitar a la Xunta y también a los servicios municipales que permitieron que esto fuese velocísimo», afirmó el regidor.

En global, Endesa destinará 218 millones de euros a la adaptación de su central pontesa, que tiene que estar lista en el 2020 para cumplir con los requerimientos de la Unión Europea. Los cálculos realizados por la eléctrica apuntan a que la nueva reforma ocupará, en los momentos álgidos de la actividad, a unos 300 trabajadores. En el marco de este proyecto se ha habilitado un nuevo aparcamiento y continúa con las obras de la planta desnitrificadora, que implicará la construcción de tres depósitos para el almacenamiento de la urea que se usará en los procesos de generación de electricidad con el fin de rebajar los niveles de contaminación.

Año muy productivo

El inicio de la reforma de la térmica se produce en un año en el que la térmica pontesa ha alcanzado niveles de generación muy elevados. El director territorial de Endesa en la zona noroeste, Miguel Temboury, explicó que la sequía, el aumento de la demanda y la menor aportación de las renovables, junto con la competitividad de la planta, explican su elevada aportación al sistema.

Fuente La Voz de Galicia