Galicia intensifica la presión para pedir alternativas a la térmica de As Pontes

 

Políticos, sindicatos y transportistas exhiben su postura común ante el cierre de la central de carbón de Endesa

Administraciones, trabajadores y transportistas. Se suceden las reuniones para evaluar las medidas a tomar ante el varapalo que supone la decisión de Endesa de poner fin a las térmicas de carbón en España con la mirada puesta en el próximo miércoles, fecha marcada por el Ministerio de Transición Ecológica para sentar a las partes en Madrid, analizar la situación y las posibles alternativas. Galicia no ha perdido ni un minuto y acelera las presiones para evitar el daño.

A las once de la mañana de ayer -después de una jornada que amaneció con dos barricadas en dos carreteras de la villa minera- fueron los transportistas los primeros en secundar una nutrida asamblea en la que los integrantes de un colectivo formado por 150 profesionales no escondieron su completa desolación ante el anuncio de la eléctrica. Son los primeros eslabones en una cadena de inactividad que les cierra las puertas a un medio de vida que, en algunos de los casos, llevan realizando cuatro décadas.

Pese al evidente desánimo, en la reunión, que duró dos horas, los camioneros acordaron continuar con los encierros que mantienen desde hace casi tres semanas en los concellos de As Pontes, Ferrol y Vilalba, además de secundar, tal y como ya se había aprobado esta semana, realizar una caravana de automóviles y camiones desde la villa minera hasta A Coruña. Será el próximo martes.

Los alcaldes de las comarcas de Ferrolterra y A Terra Chá se citan el lunes en FerrolManuel Bouza, portavoz de los transportistas, advirtió a las Administraciones y a la empresa «que miren bien lo que están haciendo, porque están arruinando a mucha gente», aunque insistió en que, con la unión de todos, «aún hay margen» para que la central siga funcionando.

Hoy, a las doce de la mañana, se reunirá en As Pontes el que Bouza califica como «comité de crisis», en el que además de los camioneros participarán los grupos políticos de As Pontes, asociaciones empresariales y los sindicatos CIG, CC.OO. y UGT.

En la mañana del lunes, los alcaldes de Ferrolterra, Eume, Ortegal y A Terra Chá están citados en Ferrol a un encuentro convocado por el regidor ferrolano, Ángel Mato, para intensificar el frente común en defensa de una zona que en los últimos meses ha padecido varios sobresaltos, con cierres de destacadas industrias y firmas navales.

El encuentro con la ministra de Transición Ecológica, que estaba comprometido desde hace semanas, se llevará a cabo el miércoles a las 11.30 horas en Madrid, reunión a la que también ha sido convocado el Gobierno gallego, muy crítico con la política energética del Ejecutivo de Pedro Sánchez.

 Manifestación en Compostela

También ayer, Comisiones Obreras llamó a secundar en Galicia una gran «movilización unitaria» ante lo que considera una situación de «emerxencia industrial» -recurrió a los ejemplos de AlcoaEndesa o Vulcano, entre otros, para reforzar su argumento-, y animó a UGT y a la CIG a promover esa protesta en Santiago.

Un año y medio llevarán los trámites del cierre y cinco más, el desmantelamiento

Endesa insiste en que no ha solicitado oficialmente el cierre de las plantas sobre las que ha intervenido con el objetivo de alargarles su vida útil, las de As Pontes y Litoral, en Almería. Sin embargo, el mensaje que traslada la eléctrica es que es un proceso irreversible, por lo que ambas factorías, en las que se enterrarán más de 400 millones de euros que no tendrán ningún tipo de retorno económico, seguirán la misma suerte que las de Teruel o Compostilla.

 

Aunque la fecha de cierre no está fijada, la empresa propiedad de la italiana Enel sostiene que, una vez que se solicite oficialmente ante el Ministerio de Industria, los trámites para bajar la verja definitivamente llevarán un año y medio. No obstante, a este período seguirá otro en el que tendrán que acometerse todos los trabajos necesarios para el desmantelamiento de la factoría.

Mientras ha durado la parálisis de la central, estos últimos cinco meses, la térmica de Endesa en As Pontes ha estado acometiendo diversas pruebas para evaluar la posibilidad de utilizar combustibles complementarios al carbón. Para ello ha empleado lodos procedentes de depuradoras, biomasa forestal y restos vegetales.

La compañía sostiene que, pese a lo anunciado ante la Comisión Nacional de Mercado de Valores (CNMV), continuará haciendo pruebas, aunque apela a la prudencia sobre el resultado de esas evaluaciones y sus posibilidades de futuro.

La Voz de Galicia