«La prioridad son los servicios y que se acondicione la zona»

«La prioridad son los servicios y que se acondicione la zona»

Vecinos de As Veigas llevaban años esperando el convenio que posibilitará una inversión de Endesa de 4,6 millones y que a medio plazo puedan comprar sus viviendas

Les gustaría ver la luz al final del túnel, pero «tenemos dudas, llevamos tantos años esperando que uno ya no sabe si puede confiar o no». Así se expresan los vecinos del poblado de As Veigas, el único asentamiento que conserva Endesa bajo su tutela tras la venta, hace más de una década, de las viviendas del Molino, A Magdalena, A Fraga y O Barreiro.

Desde hace años, relatan Manolo Buitrón, José Manuel Da Silva y Antonio Alberto Adega, vecinos del barrio -propiedad de la compañía-, se han acostumbrado a convivir con numerosas deficiencias en los suministros básicos. Los problemas van desde el sistema eléctrico, «no tenemos los puntos de contador en la vivienda», hasta el alcantarillado, «que es nuestro talón de alquiles», resume Buitrón. «Las arquetas están obsoletas y el agua no evacúa, pero esto no solo se ve en las casas, sino también en las calles», indica Adega. Por ello, los vecinos reclaman que ahora, por fin, sí se ponga fin a una situación que llevan padeciendo décadas.

Desde hace unas semanas en As Veigas se respira un clima de incertidumbre. El pleno pontés daba el visto bueno a un convenio con Endesa que servirá para modificar las normas urbanísticas de la zona. Un acuerdo que hará que la compañía destine al barrio más de 4,6 millones de euros. Su prioridad ahora es que «esta no sea una promesa más que se diluya, queremos que la zona reúna las condiciones que necesitamos para vivir», subraya Buitrón. «Esperamos que el convenio, aunque tarde, dé un vuelco a la situación actual». Para Da Silva, «había una manera más sencilla de hacerlo y hemos perdido mucho tiempo, pero ahora solo queremos que Concello y Endesa aceleren los trabajos». Además, el acuerdo abre la puerta a una posterior venta de las vivienda. A ese respecto, los vecinos apuntan que «la prioridad ahora son los servicios, primero que se acondicione la zona, después ya hablaremos de eso». El poblado de As Veigas, con más de 200 viviendas asentadas en 32 hectáreas, aspira a recuperar el esplendor que nunca debió perder.

La Voz de Galicia