Salvada gracias al sonido del claxon una joven que se despeñó en As Pontes

Salvada gracias al sonido del claxon una joven que se despeñó en As Pontes

 

Estado en el que estaba el vehículo tras el accidente de As Pontes, este martes. EP

Su coche cayó en plena noche por un terraplén en O Deveso y quedó tapado por la vegetación. Ella alertó del siniestro y los servicios de emergencias consiguieron localizarla casi 2 horas después

Una joven, con iniciales S.C.D., natural de Narón y de 23 años, salvó su vida al ser localizada por los servicios de emergencias gracias al sonido del claxon de su vehículo, que se despeñó por un barranco en la parroquia pontesa de O Deveso este lunes por la noche.

“El 112 nos llamó alertando de un posible accidente porque había llamado una persona diciendo que veía luces en la carretera de O Deveso”, explican desde la Policía Local de As Pontes, al tiempo que indican que tras el aviso tanto ellos como los bomberos del parque del Eume, Protección Civil y la Guardia Civil iniciaron una “intensa y desesperante” búsqueda del vehículo siniestrado.

“Cuando llegamos, no veíamos nada. No encontrábamos marcas en la carretera, ni luces de ningún coche ni al supuesto alertante, así que volvimos a llamar al 112 para que nos facilitase el teléfono de la persona que dio el aviso para concretar algo más”, explica uno de los agentes, Óscar Ferreiro.

La información inicial era errónea y cuando consiguieron contactar con el teléfono descubrieron que la voz que contestó al otro lado era la propia accidentada. Su coche, les explicó, salió despedido en una curva a la izquierda y se despeñó por un terraplén. Estaba volcado, y ella, que estaba herida, no podía moverse ni asegurar a que altura de la carretera estaba, solo que venía de As Cabandelas y que iba hacia As Pontes.

El grupo de búsqueda recorrió la carretera, alrededor de unos siete kilómetros, sin encontrar ningún indicio del accidente, mientras se seguían comunicando con la joven. “Tuvimos momentos de tensión, de pensar que no la íbamos a encontrar porque no se veía nada y a ella se le acababa la batería. Cuando supimos que estaba atrapada nosotros también nos desesperamos. Apagamos las luces para ver si se veía algún destello, volvimos a repasar las curvas y apagamos todos los motores y le pedimos que hiciera sonar el claxon de su coche. Mi compañero –José Ramón Pellón– lo escuchó y así pudimos localizarla con los focos de los bomberos”, explica el agente de la Policía Local, que indica que la joven pudo pasar en el interior del vehículo casi dos horas. El aviso fue a las 22.34 horas y el rescate, en la medianoche.

El coche de la joven, un Peugeot 308, estaba volcado, a unos 30 metros de la carretera, en un terraplén con mucha pendiente, y casi cubierto por la vegetación. “Le gritamos desde arriba que estuviera tranquila, que ya estábamos allí”, explica la Policía Local mientras indica que el coche se despeñó justo en una zona, en el límite entre O Freixo y O Deveso, donde no hay guardarraíl.

“Tal y como quedó el coche, era difícil verlo de día, más aún de noche”, indica Roberto Domínguez, de Protección Civil.

El rescate, en una zona de muy difícil acceso, tampoco fue fácil. Pero finalmente, los bomberos consiguieron acceder al interior del vehículo e introducir por las ventanillas delanteras, que estaban rotas, la camilla para poder sacar a la joven y trasladarla a la ambulancia del 061.

“Si no conseguimos comunicarnos con ella para encontrarla y tiene que pasar allí la noche se muere congelada, estábamos a menos dos grados”, dice la Policía Local, una idea que respaldan los bomberos y Protección Civil.

La joven, que en todo momento estuvo consciente, fue trasladada al Centro Hospitalario Universitario de Ferrol (Chuf), donde recibió el alta a las pocas horas. Pese al susto y a las dificultades del rescate, resultó herida leve.

El progreso