Ternera y miel con «curriculum»

[lavozdegalicia.es]  En el año 2005, la asociación Euroeume registró la marca Producto do Eume con el objetivo de comercializar los manjares de la tierra con un sello de calidad propio. El proyecto durmió el sueño de los justos en un cajón durante una década, pero ahora, la Agrupación Agroalimentaria do Eume ha decidido resucitarlo con el objetivo de comerlizar la carne de vacuno que producen los ganaderos de la Asociación de Vecinos Monte Forgoselo (San Sadurniño) y la miel que sale de las colmenas de la Casa do Mel de Goente (As Pontes). «Decidimos crear a marca para diferenciarnos e para cubrir o protocolo de trazabilidade, o que implica saber todo o currículum do producto, é dicir, o proceso que segue dende a súa orixe ata que chega á mesa do consumidor», explica Manuel Fernández, presidente de la Asociación de Vecinos del Monte Forgoselo y de la Agrupación Agroalimentaria do Eume. El proyecto para la creación de esta nueva marca, que cuenta con el apoyo de la Diputación y Euroeume, se encuentra ya muy avanzando. Agroalimentaria ha redactado ya los pliegos en los que se establecen las normas que deben seguir los productores y, una vez hecho esto, una consultora acreditada por AENAC deberá darle el visto bueno. A partir de ese momento, la asociación tendrá vía libre para lanzar la marca: «Esperamos poder facelo en maio», dice ilusionado Fernández. Aunque, en un principio, Agroalimentaria solo venderá carne y miel con la denominación Producto do Eume, la intención es que en el futuro otros muchos alimentos puedan comercializarse bajo ese sello, incluso «os de carácter turístico». La carne que próximamente saldrá al mercado con la marca Producto do Eume es una «carne especial, con moitísimo sabor e que non precisa de salsa ninguna para namorar o paladar; basta cun pouquiño de sal para que esté estupenda», apunta orgulloso Manuel Fernández.

Este sabor es fruto del trabajo de los ganaderos de la granja de la Asociación de Vecinos de Monte Forgoselo, donde se crían los animales siguiendo un protocolo muy estricto. «Nada máis nacer, os tenreiros se crotalizan, que é como darlles un carné de identidade; logo pasan entre seis e sete meses coas súas nais pastando nos campos, en réxime extensivo; e despois do destete, pasan a unhas naves onde pasan entre tres e catro meses gozando dun gran benestar animal, con cama de palla, moito espacio e luz natural», explica el presidente de la Agrupación Agroalimentaria do Eume. Haciendo las cuentas, el animal no es sacrificado hasta que cumple entre 11 y 12 meses, cuando lo habitual es que pase por el matadero a los 7 u 8 meses. De esta forma, advierte Fernández, se consigue una carne «máis madura e engrasada, que non resulta nada insípida e que, segundo recentes investigacións, é máis rica en ácidos omega-3». Agroalimentaria do Eume pretende lanzar la marca primero en la comarca y, una vez esté asentada, salir también al exterior. Y trabaja ya en otras iniciativas. «É que como non fagamos nada, o sector primario da comarca está destinado a morrer. A única solución para salvalo é agruparnos e traballar arreo por mellorar a calidade dos nosos productos». Quienes quieran comprobar a qué saben las viandas que se crían en la granja de la Asociación de Vecinos Monte Forgoselo no tienen más que pasarse uno de estos días por los restaurantes que participan en las I Xornadas da Carne «Producto do Eume», cuyo fin estaba previsto para mañana, pero que se prolongarán durante una semana más dado el éxito que han tenido entre los comensales. Las recetas que se están sirviendo en estas jornadas, organizadas por Euroeume, salen de los fogones de Casa Toñita ( A Capela), el restaurante Trasanquesa (Narón), el mesón A Granxa (San Sadurniño) y A Bodega de As Pontes. Además, la granja de Forgoselo también suministra carne a los comedores escolares de San Sadurniño y A Capela.