Un plan contra la pobreza energética involucra a 15 familias en As Pontes

 

La Faepac entregó material a los vecinos, valorado en 5.000 euros, para ayudarles a reducir sus facturas de la luz

La Fundación Axencia Enerxética Provincial da Coruña (Faepac), dependiente de la Diputación, promueve en As Pontes un proyecto piloto de lucha contra la pobreza energética que involucra a 15 familias con riesgo de vulnerabilidad. ¿El objetivo? “Ayudarles a reducir la factura de la luz”, explica el presidente de esta entidad, Jesús Castro, que asegura que este proyecto es un gesto que pretende pasar de la teoría a la práctica y poner un granito de arena ante la dificultad que tiene mucha gente a la hora de afrontar los recibos.

La iniciativa, que ya comenzó hace unos meses, incluyó estudios en todas la viviendas, que fueron seleccionadas con la colaboración del departamento de servicios sociales municipal. Pero ayer dio un paso más con la entrega a los participantes de los equipos de ahorro energético, que les permitirán economizar hasta un 70%.

“En la auditoría energética miramos las temperaturas, las humedades, las fugas de aire… y les hacemos unas pequeñas recomendaciones para el día a día o para solicitar el bono social o un cambio de tarifa. Ahora les cambiaremos todas las luminarias a tecnología led y les entregaremos burletes, tiras de goma para evitar las entradas y salidas de aire. A la gente con esta vulnerabilidad no le puedes decir que cambie todas las bombillas aunque vaya a ser un ahorro. Cuando te cuesta pagar la luz no te puedes permitir ese lujo”, dice el responsable de la Faepac.

La entidad destinó 5.000 euros a la compra del material -300 lámparas y luminarias, 120 burletes y seis relojes programadores digitales- para aprovechar de forma eficiente la discriminación horaria. El proyecto, que ya se desarrolló en Ortigueira y arrancó en Cariño, se llevará próximamente a Moeche.

“Solo podemos realizar dos al año porque lo tienes que hacer cuando hace frío para poder llevar a cabo el estudio”, dice el responsable de la Faepac, que asegura que el reto de la fundación es conseguir crear una plataforma de lucha contra la pobreza energética para que las empresas se adhieran “para poder hacer más cosas y poder ayudar con más recursos”.

El Progreso