Un simulacro evalúa el nuevo plan de emergencias del polígono de Os Airíos

Un simulacro evalúa el nuevo plan de emergencias del polígono de Os Airíos

Las sirenas levantaron las alertas de algunos. A las diez de la mañana el polígono de Os Airíos se llenó de medios y efectivos de emergencias. Un choque entre un coche y un camión con tolueno, un producto tóxico, fue la prueba de fuego para evaluar el recién creado plan de emergencias del parque empresarial, que ya tiene protocolo de actuación.

“Era una meta que teníamos desde hace tiempo. Por fortuna no suele pasar nada pero es necesario tener un protocolo de actuación para prevenir y evitar riesgos”, explicaba Carolina García, la directora de la asociación de empresarios Seara, mientras efectivos del 061 trasladaban a los conductores heridos. Por su parte, los efectivos de la Guardiai Civil, la Policía Local o Protección Civil trabajaban coordinados por el CAE 112 para cortar una de las calles principales del polígono, evacuar tres naves —la sospecha de fuga obliga a despejar una zona de 600 metros— y en medidas de prevención para contener el producto tóxico, por lo que se taparon desagües y se hizo una barrera de arena.

“El plan de emergencias de Penapurreira se hizo el año pasado con éxito y siguiendo la misma tónica decidimos implantarlo en Os Airíos. Es muy beneficioso, por la tranquilidad que se le puede dar a los empresarios y por la experiencia y formación que reciben los equipos de emergencias”, indicó la directora de Seara.

Para elaborar el plan, que desarrolló Previnem, se realizaron visitas a las empresas, se impulsó formación y se organizó el simulacro de evaluación final. “Son polígonos moi diferentes. En Penapurreira son grandes empresas -hay 17 instaladas- e nos Airíos son 47, pero son máis pequenas, de autónomos, nas que normalmente está menos implantada a prevención, pero tivemos moita colaboración”, destacó Daniel Lorenzo, el encargado de la redacción del plan, que explicó que se entregará información muy “valiosa”.

A los servicios de emergencias se les darán documentos con fichas de cada empresa, con una descripción, teléfonos de contacto, turnos y número de trabajadores e información gráfica sobre las zonas de acceso, cortes de agua o luz o zonas de riesgo, donde se acumula material peligroso.

“O que reciben as empresas é recomendacións para os riscos que non teñen que ver coa súa actividade, como protocolos de confinamento ou por alertas meteorolóxicas para que teñan canle de información”, indicó Lorenzo.

El PROGRESO